El abandono de animales de compañía es un hecho innegable. Hoy por hoy son muchos los perros y gatos que cada día son abandonados y olvidados a su suerte.¿ Las causas ? La irresponsabilidad humana. Jamás se podrá justificar el abandono, el maltrato o el olvido de un animal de compañía. No hay causa que justifique el abandono de un animal que depende enteramente de nosotros para su bienestar.
Sin embargo, la realidad se traduce en miles de perros y gatos abandonados o arrebatados a personas que se complacían en maltratarlos cruelmente. Miles de perros y gatos que merecen un hogar, una familia que les acoja, pero que entretanto, necesitan estar en algún lugar donde lamer sus heridas, un lugar donde se les quiera y se les proteja de la crueldad humana. Necesitan un Refugio.

En un refugio, los animales encuentran un hogar, para algunos temporal, pues serán adoptados por familias responsables, y para otros definitivo, pues su edad, malformaciones físicas, enfermedades o alteraciones en el carácter dificultan su adopción. Todos ellos reciben en el refugio la misma medicina: cariño.
Sin embargo, poder ofrecer a estos animales un refugio a salvo de la irresponsabilidad y la crueldad de algunos humanos es una tarea difícil y costosa. El día a día en un refugio de perros y gatos supone , además del tiempo necesario para darles cariño , tareas de limpieza, alimentación sana y equilibrada, medicinas muchas veces muy costosas, inversión en infraestructuras, permisos municipales, etc., etc. Requiere, por tanto, una gran inversión de tiempo, esfuerzo y medios económicos para seguir adelante.